BIENVENIDOS: PAZ Y BIEN

Este es un espacio de espiritualidad para quienes deseen profundizar en el Misticismo del Santo estigmatizado, conocer su vida Y sus dones extraordinarios. Descubrir cómo a partir de su experiencia de dolor y sacrificio dió un sentido salvífico al sufrimiento, viviéndolo desde el Amor y la identidad con Cristo.

Aprender de su tierna devoción a María, Madre de Dios, por quien recomendaba siempre empuñar el "Arma", es decir el Santo Rosario y rezarlo con frecuencia para la salvación de las almas. Recoger su herencia espiritual: Los grupos de oración, los nidos de oración, el Santo Rosario.

También queremos que este sea un medio que nos permita recibir sus pedidos de oración y recoger testimonios de la acción de Dios en sus vidas por intercesión de Padre Pío.

Para mantenernos en contacto, escríbanos a:

psn.gruposanpio@gmail.com

domingo, 25 de diciembre de 2011

San Juan de la Cruz

Su vida
Juan de Yepes y Álvarez (24.6.1542 – 14.12.1591), santo. Nació pobre y eligió ser pobre. En 1563 ingresó en la Orden de los Carmelitas, estudió en la famosa Universidad de Salamanca y en 1563 recibió la ordenación sacerdotal.

En estrecha colaboración con Santa Teresa de Jesús, se consagró a la reforma de su Orden y a la formación de sus religios@s. Por encargo de Santa Teresa, fundó en 1568 en Duruelo (Valladolid) la primera casa de la rama masculina de los Carmelitas Descalzos. De diciembre de 1577 hasta agosto de 1578, por malentendidos entre hermanos y por su firme fidelidad a ideales y personas, padeció cárcel. Allí justamente comenzó a escribir los poemas místicos que le han hecho famoso. Dedicado de lleno al gobierno y a la formación de sus herman@s descalz@s, encontró en su magisterio oral y en sus escritos ocasionales la forma más alta de expresión de sus experiencias.

Murió en Ubeda (Jaén) a los 49 años de edad. Fue beatificado en 1675 y canonizado en 1726. Bajo el pontificado de Pío XI fue declarado doctor de la Iglesia (1926).

Por el origen y por la función de clave y núcleo de su pensamiento, la lírica y no la prosa ocupa el primer puesto en la obra principal de este místico. El punto de partida lo constituyen los poemas de forma lírica: Romances, La fonte, Cántico espiritual, En una noche oscura, Llama de amor viva, etc.

Los primeros fueron escritos por Juan de la Cruz durante su estancia en la prisión; Otro grupo de glosas a lo divino data de 1584. Posteriormente, a petición de laicos y religiosos, escribió tratados y declaraciones que comentataban algunos de de estos poemas. La subida del Monte Carmelo (1578-1583), (obra incompleta) y la Noche oscura del alma (1583-1585) comentan de manera complementaria el poema En una noche oscura. Los otros dos tratados llevan el título tradicional del fragmento lírico interpretado (Cántico espiritual y Llama de amor viva) y fueron escritos entre 1580 y 1584.


Su Espiritualidad
Juan de la Cruz contó y cantó la noche oscura como paso obligado para ir adelante en el camino hacia Dios. “En una noche oscura con ansias en amores inflamada ¡oh dichosa ventura! salí sin ser notada estando ya mi casa sosegada; En la noche dichosa en secreto que nadie me veía ni yo miraba cosa, sin otra luz y guía sino la que en el corazón ardía”. - La noche oscura es un símbolo, porque evoca muchas cosas: silencio, oscuridad, encuentro, luz, dolor, belleza, descanso, soledad, abandono, gozo, opción... Y también las noches de la humanidad, del propio corazón del hombre, la noche de Dios. Creación original de san Juan de la Cruz, ha pasado a formar parte de la cultura espiritual, y hoy son muchos los que la utilizan. - Celebrar la noche en la noche es una gracia que Dios concede a las personas que quiere acercar más a sí. - Orar en la noche es una ocasión para superar en nuestra vida tanta anécdota superficial y llegar

I.- PASOS 1.- Contempla la noche. Con calma. Escucha los sonidos de la noche. Estate atento a las diversas sensaciones que vayas experimentando. Familiarízate con la oscuridad. 2.- Recorre la noche con humildad.Recorre el amplio mapa del hambre; toma conciencia de la violencia desatada en tantas partes de la tierra; recuerda lo poco que vale la vida humana en tantos países; pregúntate por el sufrimiento de los pueblos, la ausencia de Dios, etc... 3.- Mira tu propia noche. Dios que se te vuelve lejano; la vida que se te escapa de las manos; los ideales que se diluyen ante las dificultades; las enfermedades; la pobreza en cualquier sentido; los fracasos, las depresiones; problemas, nerviosismo con que vives la vida, etc... 4.- Entra sin miedo en la noche de Dios. Dios es oscuro para el hombre y para ir a él hay que purificar la fe, la esperanza y el amor. Puede que no entiendas sus caminos. La meta de la noche es la unión con Dios, o lo que es lo mismo, la renovación de la persona.

II.- ÉL VIENE A NUESTRO ENCUENTRO CON SU PALABRA. LÉELA EN LA NOCHE . Desde la sabiduría humana, Nicodemo fue al encuentro de Jesús en la noche (Jn 3). . Desde la noche de amor, la Samaritana fue al encuentro de Jesús en la noche (Jn 4). . Desde la ceguera de nacimiento, el ciego fue al encuentro de Jesús en la noche (Jn 9). . Desde las dificultades de la vida, los novios van a Jesús en la noche (Jn 2). . Desde la oscuridad de la muerte, las hermanas de Lázaro van a Jesús en la noche (Jn 11).

III.- LA NOCHE ES TIEMPO PROPICIO PARA ORAR * Tiempo de confidencia: “Hasta de noche me instruye internamente” (Sal 15). En la plenitud de vida está presente el Señor, fuente de alegría, descanso y serenidad. “Esta noche oscura es una influencia de Dios en el alma..., en la que de secreto enseña Dios al alma y la instruye en perfección de amor, sin ella hacer nada ni entender cómo” (San Juan de la Cruz). *Tiempo de revelación. Dios no nos oculta su rostro. “Salí al camino de los que me buscaban para prenderme... y ¿voy ahora a ocultarme de ti que me buscas para amarme? No di la vuelta a mi rostro cuando me lo abofetearon..., y ¿voy a darle la vuelta ahora que tú lo buscas para adorarlo, mirarlo y amarlo? No oculté mi cuerpo a los azotes..., y ¿voy a ocultártelo a ti, ahora que los buscas para abrazarlo?” (San Juan de Avila). * Tiempo de salvación. Incluso aunque tengas la sensación de que tú no trabajas, Dios sigue con su actividad silenciosa, empujando la fecundidad misteriosa del reino (cf Sal 126,2). La tradición bíblica y patrística nos habla de que es en la oscuridad y tiniebla cuando se realiza la máxima comunicación de Dios. “La noche no interrumpe tu historia con el hombre; la noche es tiempo de salvación... La noche fue testigo de Cristo en el sepulcro; la noche vio la gloria de su resurrección”. * Tiempo para una bellísima súplica: “Quédate, Señor, con nosotros, porque se hace de noche”. * Tiempo de perseverancia. “Los que de esta manera se vieren, conviéneles que se consuelen perseverando en paciencia, no teniendo pena; confíen en Dios, que no deja a los que con sencillo y recto corazón le buscan, ni les dejará de dar lo necesario para el camino, hasta llevarlos a la clara y pura luz de amor” (San Juan de la Cruz).


Un Poema hecho canción: "La noche oscura"

1. En una noche oscura, con ansias, en amores inflamada, ¡oh dichosa ventura!, salí sin ser notada estando ya mi casa sosegada.

2. A oscuras y segura, por la secreta escala, disfrazada, ¡oh dichosa ventura!, a oscuras y en celada, estando ya mi casa sosegada.

3. En la noche dichosa, en secreto, que nadie me veía, ni yo miraba cosa, sin otra luz y guía sino la que en el corazón ardía.

4. Aquésta me guiaba más cierto que la luz de mediodía, adonde me esperaba quien yo bien me sabía, en parte donde nadie parecía.

5. ¡Oh noche que guiaste! ¡oh noche amable más que el alborada! ¡oh noche que juntaste Amado con amada, amada en el Amado transformada!

6. En mi pecho florido, que entero para él solo se guardaba, allí quedó dormido, y yo le regalaba, y el ventalle de cedros aire daba.

7. El aire de la almena, cuando yo sus cabellos esparcía, con su mano serena en mi cuello hería y todos mis sentidos suspendía.

8. Quedéme y olvidéme, el rostro recliné sobre el Amado, cesó todo y dejéme, dejando mi cuidado entre las azucenas olvidado.

No hay comentarios:

"LOS NIÑOS SALVARÁN EL MUNDO" - Padre Pío

"LOS NIÑOS SALVARÁN EL MUNDO" - Padre Pío
«Oh Señor, por boca de los niños y lactantes reafirmas tu potencia contra tus adversarios, para aplastar al enemigo y al opresor» (Salmo 8)

NOVENA A PADRE PIO

NOVENA A PADRE PIO
Festividad 23 de Setiembre (pulse en la imágen)

¿Quién es Padre Pío?. El Santo de los Estigmas de Cristo

Este seguidor de San Francisco de Asís nació en Pietrelcina el 25 de mayo de 1887, fué bautizado al día siguiente recibiendo el nombre de Francisco. A los 12 años recibió el Sacramento de la Confirmación y la Primera Comunión. El 6 de enero de 1903, cuando contaba con 16 años, entró en el noviciado de la orden de los Frailes Menores Capuchinos en Morcone, donde el 22 del mismo mes vistió el hábito franciscano y recibió el nombre de Fray Pío.

Un acontecimiento que marcó intensamente la vida de Padre Pío fue lo que aconteció la mañana del 20 de setiembre de 1918, cuando rogando delante del crucifijo del coro de la vieja iglesia, el Padre Pío tuvo el maravilloso regalo de los estigmas. Los estigmas o heridas en manos, pies y costado fueron visibles y quedaron abiertas, frescas y sangrantes por medio siglo. Cincuenta años experimentando la humildad, la oración, el sufrimiento, el sacrificio.

El momento cumbre de su actividad apostólica era aquél en el que celebraba la Santa Misa. Los fieles que participaban en la misma percibían la altura y profundidad de su espiritualidad.
En el orden de la caridad social se comprometió en aliviar los dolores y las miserias de tantas familias, especialmente con la fundación de la Casa del Alivio del Sufrimiento, inaugurada el 5 de mayo de 1956.

Expresó el máximo de su caridad hacia el prójimo acogiendo, por más de 50 años, a muchísimas personas que acudían a su ministerio y a su confesionario, recibiendo su consejo y su consuelo. Era como un asedio: lo buscaban en la iglesia, en la sacristía y en el convento. Y él se daba a todos, haciendo renacer la fe, distribuyendo la gracia y llevando luz. Pero especialmente en los pobres, en quienes sufrían y en los enfermos, él veía la imagen de Cristo y se les entregaba.

Brilló en él la luz de la fortaleza. Comprendió bien pronto que su camino era el de la Cruz y lo aceptó inmediatamente con valor y por amor. Experimentó durante muchos años los sufrimientos del alma. Durante años soportó los dolores de sus llagas con admirable serenidad.
Cuando tuvo que sufrir investigaciones y restricciones en su servicio sacerdotal, todo lo aceptó con profunda humildad y resignación. Ante acusaciones injustificadas y calumnias, siempre calló confiando en el juicio de Dios, de sus directores espirituales y de la propia conciencia.

La muerte lo sorprendió preparado y sereno el 23 de septiembre de 1968, a los 81 años de edad. En los años siguientes a su muerte, la fama de santidad y de milagros creció constantemente, llegando a ser un fenómeno eclesial extendido por todo el mundo.
En Abril del presente año fue exhumado su cuerpo para el reconocimiento canónico con motivo del 40º aniversario de su fallecimiento, el cual está siendo expuesto ante la multitud de fieles que se congregan en San Giovanni Rotondo.

Padre Pío: un crucificado sin cruz.

Padre Pío: un crucificado sin cruz.
Durante 50 años llevó en su cuerpo los estigmas de Cristo.



Los estigmas del Padre Pío eran heridas profundas en el centro de las manos, de los pies y el costado izquierdo. Tenía manos y pies literalmente traspasados y le salía sangre viva de ambos lados, haciendo del Padre Pío el primer sacerdote estigmatizado en la historia de la Iglesia



LA ESPIRITUALIDAD DE LA CRUZ

La doctrina del sufrimiento purificador y la teología del dolor salvífico es el tema de fondo de la enseñanza del padre Pío en la dirección de las almas. Constituye su empeño personal en la subida hacia la santidad. Es un programa vivido y propuesto porque hunde sus raíces en el Evangelio y se refleja en la vida y en la doctrina de Cristo.

A simple vista impresionan los estigmas exteriores del padre Pío. Sin embargo, desde el punto de vista teológico, el fenómeno no es importante por su aspecto clínico, sino más bien por, su transfiguración total en Cristo crucificado y resucitado. La cruz, ocupa un lugar central en la vida del cristiano; y el estigmatizado lo comprendió, vivió y propuso. Su idea es clara sobre el Plan salvífico de Dios, que gira en torno a la cruz de Cristo redentor. El cristiano, comprometido seriamente en su propia santificación, debe aceptar ese mensaje, imitar ese estilo de vida, encontrarse vitalmente con Cristo crucificado, con sencillez.

La cruz llevada por Cristo es la expresión más real y auténtica de la pertenencia a su reino. Sólo se es cristiano de verdad en la medida en que se acepta la cruz como opción fundamental de vida: «Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. Porque quien quiera salvar su vida, la perderá, pero quien pierda su vida por mí, la encontrará» (Mt 16,24).

El Programa de Espiritualidad de San Pío

La vida de Padre Pío estaba centrada en el misterio de la Pasión y muerte de Jesús, aprendió de él, enseñó en la Escuela del dolor, del Sacrificio y de la Cruz, en la que nuestras almas sólo pueden santificarse.

En la cruz se manifestó a los cristianos, el «Evangelio del sufrimiento». La realidad del sufrimiento está desde siempre ante los ojos, en el cuerpo, en el alma y en el corazón de cada uno de nosotros. Fuera del área de la fe, el dolor ha constituido siempre el gran enigma de la existencia humana. Pero desde que Jesús, con su pasión y muerte, redimió al mundo, se abrió una nueva perspectiva: “mediante el sufrimiento se puede progresar en la entrega y alcanzar el grado más elevado del amor, gracias a aquel que nos amó y se entregó por nosotros".

El principio de la fe cristiana es la fecundidad del sufrimiento y, por tanto, la invitación, hecha a todos los que sufren, a unirse a la ofrenda redentora de Cristo. El sufrimiento se convierte así en ofrenda, en oblación: como aconteció y acontece en tantas almas santas. Especialmente los que se hallan oprimidos por sufrimientos morales, encuentran en los sufrimientos morales de Jesús el sentido de sus pruebas, y entran con él en Getsemaní. En Él encuentran la fuerza para aceptar el dolor con abandono y confiada obediencia a la voluntad del Padre. Los discípulos de Cristo tienen el privilegio de entender el valor salvífico en el Evangelio del sufrimiento, ya que en el se esconde una particular fuerza que acerca interiormente el hombre a Cristo. Quien sigue a Cristo, quien acepta la teología del dolor, sabe que al sufrimiento va unida una gracia preciosa, un favor divino, aunque se trate de una gracia que para nosotros sigue siendo un misterio. Ahora bien, la fe nos lleva a aceptar este misterio y, a pesar de todo, infunde paz y alegría en el alma de quien sufre.

Misión de San Pío: Apóstol del confesionario.

En todo el contexto de la vida y la espiritualidad de Francesco Forgione, el Santo Padre Pío, se ofreció como víctima de amor en el altar, donde vivía la pasión de Cristo, y en el confesionario, donde vivía la compasión (precisamente en el sentido etimológico de «padecer con») con el pecador. Se identificaba con Cristo en la inmolación eucarística, y con el penitente en el confesionario, para reconciliar a las almas con Dios.

El padre Pío fue un gran apóstol del confesionario; ejerció el ministerio durante cincuenta y ocho años, horas y horas, dedicado a los que acudían a él: hombres y mujeres, enfermos y sanos, ricos y pobres, eclesiásticos y seglares, procedentes de lugares cercanos o lejanos. En su causa de canonización este es ciertamente su mayor título de gloria, la confirmación de su santidad y el ejemplo más brillante que dejó a los sacerdotes de todo el mundo, de este siglo y de los futuros.

Padre Pío: el Cura de Ars de hoy

En la víspera de la visita del Papa Benedicto XVI a San Giovanni Rotondo en donde están los restos mortales de San Pío de Pietrelcina; el postulador de los franciscanos capuchinos, P. Florio Tessari, señaló que este santo sacerdote "es el cura de Ars de hoy" porque ambos vivieron teniendo como centro de todo a la Eucaristía y se entregaron a sus fieles en el confesionario.
En entrevista concedida a L'Osservatore Romano, el P. Tessari resaltó, al iniciarse el Año Sacerdotal decretado por el Papa en ocasión del 150 aniversario de la muerte de San Juan María Vianney, las similitudes de este santo con el Padre Pío de Pietrelcina, santo estigmatizado a quien el Pontífice visitará este domingo 21 de junio.
"El Santo Cura de Ars hacía la misma cosa que el Padre Pío: celebraba la Eucaristía y se ponía a disposición para administrar el sacramento de la reconciliación. Quienes llegaban a San Giovanni Rotondo, buscaban al Padre Pío como quienes buscaban al Cura de Ars.
Seguidamente comentó como el Padre Pío fue, "un fraile, un sacerdote religioso que ha vivido con profunda observancia los consejos evangélicos: castidad, obediencia y pobreza, ha sufrido en silencio en las dificultades como un auténtico Cireneo y ha sido al mismo tiempo un crucificado sin cruz".
Ambos tenian el don de entrar en el corazón y la conciencia de los fieles y leer sus pecados, logrando muchas conversiones.

Santo Cura de Ars y Padre Pío
DOCUMENTAL ACERCA DE LOS MILAGROS Y CARISMAS DEL PADRE PIO

Programa Cuarto Milenio de España

Parte 1

Parte 2

Parte 3

Parte 4

Parte 5


EL SUFRIMIENTO OFRECIDO A CRISTO COMO CAMINO DE SANTIFICACIÓN.

Monseñor Wilfredo Peña explica de una manera muy amena sobre la Doctrina de Padre Pío, quien aceptó el sufrimiento para purificar el Alma y configurarse a Cristo.

Programa producido por EWTN: "Camino a la Santidad".

http://www.gloria.tv/flash/mediaplayer.swf?video=27198&duration=1480&autostart=false&controls=true

Bendición de Padre Pío

Bendición de Padre Pío
AUDIO

Grupo de oración San Pío de Pietrelcina - Lima -PERU

El Grupo de oración San Pío de Pietrelcina se fundó el 8 de Febrero del 2008; en la Parroquia San Norberto bajo la guia espiritual del Párroco Sandro Carbone; tomando como modelo e intercesor al Santo estigmatizado quien ofreció su vida, sus dificultades, sufrimientos físicos y espirituales por la conversión de los hombres y la santificación de la iglesia, con un Espíritu de humildad, obediencia, amor, alegría y esperanza en las promesas de Cristo.

Nos reunimos los viernes y participamos en la Celebración Eucarística, oramos por las intenciones del Papa, por nuestros pastores, por las necesidades de la Iglesia, rezamos la Novena al Sagrado Corazón de Jesús. Reflexionamos en la Palabra de Dios y profundizamos en la espiritualidad de San Pío.

Puede enviarnos sus intenciones para orar por Usted a:
psn.gruposanpio@gmail.com

Fotos